IMPLANTES DENTALES

by

Los implantes son elementos metálicos que se ubican quirúrgicamente en los huesos maxilares, debajo de las encías. Una vez colocados en el lugar, el especialista puede colocar sobre ellos las coronas o puentes fijos que reemplazarán las piezas dentarias perdidas.

¿Cómo trabajan los implantes dentales?

El implante se fusiona con el hueso maxilar o mandibular, proporcionando un soporte estable para los dientes artificiales. Las prótesis y las coronas colocadas sobre los implantes no se deslizan ni se corren en la boca, quedan totalmente fijos, lo cual es una ventaja especialmente importante para la masticación, el habla y la estética. Esta adaptación ayuda a que las prótesis y las coronas se sientan más naturales que los convencionales removibles.

Para algunas personas, los puentes o prótesis ordinarios resultan incómodos porque les producen irritaciones, les tallan, tienen bordes demasiado estrechos o provocan nauseas. Además, los puentes o prótesis tradicionales deben sujetarse a los dientes de ambos lados del espacio vacío con un acrílico sobre el paladar si es superior o la encía lingual si es inferior. Las prótesis sobre implantes no necesitan de éste espacio para soportarse, por lo tanto, es más cómodo para el paciente.

Una ventaja de los implantes es que cuando se hacen coronas individuales no es necesario desgastar los dientes adyacentes para que sostengan a los dientes de reemplazo.

Para recibir implantes, es necesario tener encías sanas y hueso adecuado que soporte el implante. El paciente además debe asumir el compromiso de mantener sanas estas estructuras. La higiene bucal meticulosa y las visitas regulares odontológicas son esenciales para que los implantes dentales sean exitosos a largo plazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


PageLines