CARILLAS EN PORCELANA

by

Las carillas hechas de porcelana son finas piezas de porcelana que se utilizan para recrear el aspecto natural de los dientes, al tiempo que proporciona fuerza y resistencia comparable al esmalte del diente natural. A menudo es el material de elección para aquellos que buscan hacer ligeras alteraciones de posición, o para cambiar la forma del diente, el tamaño o el color.

El sistema de adhesión es químico por lo que quedan firmes y permanentemente adheridas al diente.

Son la elección ideal en muchas situaciones donde el diente original presenta color oscuro y formas irregulares. También es una buena opción para dientes fracturados, espacios entre los dientes y para algunas situaciones en las que la posición de los dientes se ve comprometida y existen problemas menores relacionados con la oclusión. Para algunas personas, las manchas superficiales no responden bien a los blanqueadores dentales. En estas situaciones, una carilla de porcelana puede ser también la mejor opción.

La porcelana es el tratamiento ideal para:

  • Cambiar o mejorar el color de los dientes.
  • Alinear pequeñas malposiciones de los dientes.
  • Corregir la forma de los dientes.
  • Conseguir que se vea menos encía al sonreír.
  • Reponer estéticamente la falta de dientes.
  • Desaparecer los espacios negros de las encías.
  • Cerrar espacios entre los dientes.

Las carillas pueden suponer el tratamiento estético idóneo para las personas que busquen mejorar la estética de su sonrisa de forma natural, además de contribuir en aumentar de forma muy apreciable su autoestima.

Principales beneficios de este tipo de carillas:

  • No se tiñen con café, vino, tabaco, zumos, te, etc.
  • Mantiene el color y el brillo de forma permanente.
  • Son de dureza superior al propio esmalte dental.
  • No necesitan un mantenimiento especifico, tan solo el mismo que un diente normal.

Este tratamiento está precisamente diseñado para respetar al máximo la textura dental, por lo tanto, es el menos invasivo de todos los tratamientos de este tipo. En algunos casos se respeta totalmente la textura del diente sin necesidad de tallarlo o desgastarlo.

¿Es doloroso?

¡No! En absoluto.

El hecho de que se respete el diente al máximo es precisamente uno de los motivos por los que los pacientes no perciben absolutamente nada de molestias durante el tratamiento.

Solicite una cita de valoración sin costo con uno de nuestros especialistas para asesorarte con tu caso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


PageLines